• Durante el tiempo de adaptación lo más importante es lograr que el pequeño/a se sienta seguro y reconozca ese nuevo espacio como suyo. 
  • En este proceso intervienen 3 personas: la madre/padre (la familia que lo acompaña), la educadora y el niño/a.

Por primera vez nuestro pequeño/a estará durante unas horas en un lugar nuevo, por primera vez se aleja de la madre o del padre y se queda con personas que no conocía.

Como nos comenta Neurominset en este vídeo sobre la importancia del proceso de adaptación, sobre qué es adaptarse, es ser capaz de cambiar su comportamiento para ajustarse a las demandas del ambiente y beneficiarse de lo que le ofrece:

Este proceso es importante para los niños porque es…perder ese espacio de protección…es aprender a compartir atención, espacio, juguetes…y es necesario acompañarlo

Proceso de Adaptación-Neuromindset

Así que, en cualquier edad, es nuestro hijo/a afrontándose a una nueva situación, fuera de casa, a personas nuevas, tono y voz, a olores nuevos, a una nueva rutina. Y en cualquier edad, es necesario acompañarlo en su comprensión.

Cuando son más bebés (como la edad en la que recibimos en nuestro CoBaby), el período de adaptación puede ser más duro para las familias porque para muchos es la primera vez que se «separan» de sus hijos por algunas horas.

Al igual que NeuroMindset, creemos que este proceso no es sólo del niño/a, sino que también su éxito depende del buen acompañamiento de la educadora y de la seguridad y tranquilidad de la madre/padre.

En Cofamily Coworking no nos libramos de este período, pues también los pequeños deben «separarse» de su madre/padre, pierden a su persona de referencia durante un tiempo, y se enfrentar a un espacio nuevo.

¿Cómo es el período de adaptación en el CoBaby?

No debemos olvidar que la importancia del período de adaptación es que el niño/a disfrute y que saque todo lo bueno de esta nueva etapa.

En nuestro CoBaby la clave del éxito está en la oportunidad de tener el tiempo y del espacio porque:

  • Aunque madre/padre e hijo/a están separados por espacios, siempre tienen la oportunidad de abrazarlo si lo necesita y hacer este período más natural.
  • Compartir momentos durante el día hay una mayor comprensión y comunicación entre familia y educadora.
  • Los pequeños al ver a su madre/padre seguros, confiados y tranquilos con la educadora, observan que ella también es una persona en la que pueden confiar.
  • Los pequeños comprenden que la madre o padre está cerca y trabajando y que ellos están en su propio espacio.

Como sabemos que es lo que más preocupa a las familias, hemos hecho este vídeo para contarte cómo es nuestro período de acogida:

Período de acogida: una más respetuosa para los peques

El espacio CoBaby es su primer medio de socialización que le permite relacionarse con otros niños/as y disfrutar de un entorno amable con el juego, respetuoso con sus tiempos.

Nos gusta pensar que le ofrecemos al pequeño/a que entra al espacio, un momento o período de acogida, donde el propio CoBaby, sus compañeros y la educadora lo «abrazan» y lo hacen sentir que pertenece a este grupo de iguales.

Para hacerlo posible, en el CoBaby tenemos un proceso con objetivos y pasos claros:

  • La entrada al CoBaby es del niño/a con el acompañamiento de su madre o padre (o aquella persona que se quedará en el coworking)
  • Su familiar acompañante podrá estar presente sobretodo al inicio de la jornada para acompañar al pequeño/a en la exploración de este nuevo espacio.
  • La separación entre CoBaby y Coworking se hace de forma progresiva al ritmo de las necesidades del pequeño/a, y ofreciéndole por parte de la educadora una atención personalizada para que sea su nueva figura de apego.
  • Es importante para nosotros la estrecha relación que se forma entre educadora y madre/padre. La permanente y buena comunicación hará que el pequeño/a vea a la educadora como una persona confiable, repercutiendo positivamente durante el tiempo de acogida.

Nadie dice que sea fácil el período de adaptación para un niño/a, ni menos para una madre o padre. Pero creemos fielmente que sí hay otras maneras posibles y exitosas.

Y cuando llegamos al punto en que una madre o padre se acerca a la ventana que separa un espacio del otro, y su hijo/a le saluda con su mano y no llora, nos damos cuenta que vamos por buen camino.

La alegría cuando ve que su hija está contenta y tranquila al verla

Add Coment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.