Conseguir la conciliación entre la vida laboral y familiar es una de las grandes preocupaciones cuando llega la ma/paternidad.

Luego del éxtasis de los primeros meses de crianza, llega una serie de preocupaciones (como un balde de agua fría) cuando nos damos cuenta que, al querer hacer “algo” es casi imposible conciliarlo con la crianza.

Rabia creo que sentimos todas y todos. Por primera vez, gracias a la maternidad, nos damos cuenta que esta sociedad no está preparada para sentirnos libres, y lo más importante, a gusto, con nuestras decisiones.

Pero con este post quiero contarte 3 formas sobre cómo encontrar algo de sentido común a todo esto, y en la medida de lo posible encontrar un equilibrio/paz/organización entre tu trabajo y familia.

Cómo conciliar familia y trabajo

1.-Encuentra un trabajo flexible

Una de las formas más comunes para crear un equilibrio entre la vida laboral y familiar es encontrar un trabajo flexible. La flexibilidad en el trabajo, no siempre significa trabajo a media jornada, o un trabajo que te requiere sólo algunas horas al día.

Un trabajo flexible puede significar que te permita trabajar a tu manera. Por ejemplo, un trabajo que puedas hacer desde casa, tal como llevar una tienda online, ofrecer tus trabajo de diseño gráfico, blogger, etc.

Si estás en búsqueda, puedes ver en este portal Doméstika.

Con un trabajo flexible, tú puedes hacer el trabajo desde casa, desde una oficina, y así podrás tener tiempo para distribuirlo entre tu familia y personal.

2.-Respetar los límites

Algo complicado en la conciliación laboral y familiar es justamente respetar los límites en cada ámbito. Se trata de poder dedicarle el mismo porcentaje de tiempo. Siempre que se pueda, es importante poner un calendario y tratar de no salirse de los propios límites que tú misma te has propuesto.

La palabra clave es “rutina“, horarios y una dosis de optimismo para llevar a cabo todas las tareas que te habías propuesto durante ese tiempo.

3.-Busca un soporte

Puede que sea algo que nos cueste, el pedir ayuda. Pero cuando tenemos una familia, le damos todo el sentido a la frase “criar en tribu”. Para encontrar ese equilibrio entra la vida laboral y familiar, es más que importante tener un soporte, ya sea de otras mujeres, de madres o de familiares. Dependerá seguramente de cada momento que estés viviendo, de la edad de tu peque, incluso de tu propia forma de vida.

Así que también para crear este equilibrio es necesario sentirte rodeada de personas que puedan ayudarte. Por ejemplo, puedes tener un miembro de la familia que cuide de tus hijos, puedes tener un calendario con tu pareja donde se distribuyan las tareas que ambos pueden hacer, o puedes hacer un grupo de amigos/as donde turnarse “tiempo de crianza”.

El punto es: has que tengas tiempo suficiente para tu familia, para tu trabajo y para ti misma.

Puedes trabajar mejor si tú te sientes confortable en tu espacio de trabajo y en casa. Además, crear un balance de tu vida familiar y trabajo, es asegurarse que también tienes tiempo para ti misma, para tu tranquilidad para tu bienestar y para tu salud. ¡Quien sabe si en este proceso encuentras otros rumbos que te lleven a emprender!

¡Sé que nada de esto es fácil! Pero durante los primeros años de la crianza es bueno buscar el equilibrio, para así disfrutar de la crianza y por supuesto sentirnos a gusto con nosotras mismas.

Add Coment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.