El tandem perfecto entre maternidad y emprendimiento

Dicen que las cosas buenas vienen en pares, pero si hablamos de maternidad creo que la cosa se multiplica. Entre tantas buenas y la no tan buenas hay una que resalta: El Emprendimiento Materno.

No hay que ir muy lejos. Estoy segura que tú o alguna amiga está en estos momento “emprendiendo” en algo. La mia, ha formado junto con otras madres una especie de “compartir el tiempo”. Se turnan para quedarse con sus hijos 1 vez por semana y en ese día la que no tiene a los peques a su cargo, dedica su tiempo a trabajar, a emprender, a ella. ¡Estupendo!: Economía colaborativa.

De este tema sé que sabes muchísimo. Las ideas empiezan a aflorar, la empatía a desperdigarse por todo el espacio que ocupas, porque la maternidad nos vuelve sensibles y capaces de ver “problemas” que antes no eras consciente.

Así que con conocimiento de causa, puedo decir que la maternidad, el mejor momento para emprender, pero ¿cómo, dónde y en qué?

 

Startups y coworking

Hace poco leí el siguiente artículo “Startups y coworking, un tándem para el éxito” y lo primero que pensé fue “el coworking ya no es solamente para reducir costes”. A cambiado a “pertenezco a un coworking porque me ofrece oportunidades de desarrollo

Lo siguiente que pensé creo que fue lo obvio: ¿Pero quien puede ir a un coworking a desarrollar esas super ideas? Será para un público muy determinado.

Me leí el artículo: El coworking en España es tan grande, el tercero en presencia en el mundo, que 1 de 8 espacios en el mundo está en territorio español, cosa que no sé si asustarme o es un buen dato. y ahora mismo están impulsando a las startup.

Juntando ambos elementos tienen un tándem para el éxito, dice el artículo. Coincido que el coworking es una herramienta que puede llevarte a desarrollar esas ideas, y llevar a cabo esa startup. ¿Pero qué pasa si esa startup viene de la mano de dos personas? ¿De la mano de tu mejor socio?

 

El emprendimiento materno

Y me preguntarás ¡pero qué tiene que ver el Coworking y el Emprendimiento Materno! ¿El tándem perfecto?. Ya lo veremos….

Si el artículo anterior nos anunciaba el éxito seguro, ¿por qué no pensar que nosotras somos esas startup? Como el ejemplo de mi amiga: creo, desarrolló, aplicó, y ¿pivotó? A lo mejor de día si alguna le venía mal, pero llevamos dentro de forma innata el desarrollo ágil.

Así que primero, confianza en ti, ¿lo tienes?. Parece lógico pero no es fácil de hacer, ni de tener. Aunque estoy segura que tienes más confianza en ti misma ahora que has parido. ¡No la sueltes! la necesitarás en todo el camino emprendedor.

Pero si emprender significa invertir tiempo “¿qué tiempo si no me sobra? al contrario,  siempre me falta” ¿Cómo lo hacemos entonces?

Del artículo anterior, me cuesta imaginarme echando las horas que hay que echar para sacar adelante una startup, y con un niño revoloteando por ahí, quizás si son más grandes, sí. Pero cuando son pequeñitos, difícilmente. “¿Cómo lo hizo esta chica que no puedo pronunciar su nombre, la de Campus Tel Aviv?”. Sería interesante saber de las experiencias de emprendedoras maternas, cómo lo gestionaron, qué priorizaron.

Pero que se puede, se puede. Sólo hay que ver algunas emprendedoras de Españas como Lactapp, o mirando hacia afuera como Mums In Technology, una escuela baby-friendly.

Coworking la vía hacia la colaboración

Confianza y tiempo pausado. Y me invento esta combinación, porque en el emprendimiento materno no podemos ir al ritmo de cualquier emprendedor. Eso hay que aceptarlo y visionarlo porque no podremos correr: paciencia sería la siguiente palabra.

Y siguiendo la pregunta cómo lo hacemos, nos falta el momento y el espacio. Si nosotras somos una startup ¿por qué no usar un coworking?

Si contestas a la pregunta ya tienes el Cómo. Respondimos el Por qué. Ahora te falta el Qué

¿Lo tienes?

Add Coment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.