Hoy toca la segunda parte de esta gran aventura. La “gran aventura” de asistir por primera vez a las Coworking Spain Conference, quinta edición, Barcelona, y con una pequeña en la sala.

Para todos los que estéis leyendo los post relacionados con las #CwSC, de antemano decirles que no va sobre las charlas…..No, va justamente sobre la experiencia de una madre/mujer/emprendedora/futura gestora de un Espacio de Coworking, que asiste a un evento con una niña, donde es imposible de hacer “networking” y por supuesto donde la atención no puede estar al 100%.

Va de las peripecias, de mi experiencia de cómo las viví y como seguramente las viven muchas (¡de las que asisten con hij@s!), de las ganas de aprender, de sentirte por fin en el camino de “lo que voy a hacer en mi vida”, de lo que voy a hacer de mayor.

 

Primer día: #CwSC

Si yo iba super lenta caminando por Barcelona, siguiendo las flechas de las líneas del metro para no ir en dirección contraria, y buscando el nombre de la calles, por qué no pensar que en un niño/a el tiempo de adaptación en un nuevo lugar puede ser largo e incluso agotador. Ella también sabía que no estábamos en la misma ciudad, con la misma gente, y por lo tanto, también necesitaba su tiempo de adaptación.

Cuando llegamos al @CRECbcn, entramos cual turista, mirando todo hacia arriba, buscando caras conocidas y por supuesto la mesa de registro. Lo primero que sorprendió, era que iba de la mano de una pequeña, pero inmediatamente causó ternura y empatía. Me dieron mi acreditación y las chicas que eran muy simpáticas con mi hija, le hicieron a ella una también. Pensé: ¡empezamos con buen pie!

Y siguiendo en modo turista, nos sentamos en los primero palet/sillón que vimos, ¡y a sacar fotos!

La adaptación ( y tratando de escuchar las charlas)

Al igual que los niños, buscaba mi rincón ¡sin parecer antisocial! Caminé lentamente y nos percatamos que ya estaban sirviendo el desayuno. La comida siempre es muy buena anfitriona, y como los peques siempre se pueden servir algo, allá fuimos. Nos encontramos con la única persona del lugar que conocía “en la realidad” (Jaime Aranda de WorInCompany, el primer Coworking de Andalucía). Ya habíamos hablado por Skype así que tuvimos tema para retomar.

Chequeado el mínimo (acreditación, fotos, tuitear, y conversar), tenía que seguir con los asuntos de mamá/hija. Quedaba poco para que empezaran las charlas, así que había que darse prisa.

“Lo primero baño…dónde está el baño: ¡localizado! – Segundo, mientras camino al baño, silla donde sentarnos: ¡check! cerca del baño por si acaso”

Cuando salimos del baño, ¡casi todas las sillas ocupadas! (que puntuales, ¡si hubiésemos estado en Granada, por lo menos quince minutos de retraso!) Por suerte quedaban las que nadie quiere cuando se asiste a un evento de tal envergadura: las que quedan en pasillo y cerca del baño.

¡Me sentí casi afortunada! En otros tiempos, hubiese pensado: Quien es el pringao que se quiere sentar tan atrás y no escuchar ni ver nada. ¡Pues ahora era yo! pero por otras razones que hacían valer mi postura, jejeje. Como os decía, me sentí afortunada, en el mismo pasillo para sentarme y pararme sin pedir permiso a nadie, y con un pequeño ángulo de mira hacia el escenario, porque solo escuchar hay que reconocer que no muy entretenido

DSC_0298

La verdad es que no sé por qué me preocupé tanto de dónde me iba a sentar, si claramente eso duraría 10 segundos. Uno, dos, tres….: mamá (susurrando) ¡ven! – Y yo le ponía cara de “pero qué quieres, si ya te dejé con tus lápices y libros” Qué ilusa, ¡por supuesto que quería estar conmigo! Así que nada, sin calentar el asiento me paré y me senté en el suelo con ella. Me llevé mi boli, libreta y móvil.

Pensé en Co.Family: “claramente cuando se hagan sesiones de charlas con niñ@s en el espacio, las sillas sobran. Basta el suelo y unos cojines, que la verdad es que se está más cómodo”

La primera charla fue de @prosales, de Inusual, con la charla “O eres inusual o eres barato”. Y con ese título, lo primero que me pensé -me viene como anillo al dedo-.

Pero lo primero que dijo fue – no les voy a hablar de coworking…-, y pensé -¡ya vamos mal! que ha eso he venido, y no tengo tiempo para escuchar otras cosas, que mi hija….que el metro…que la comida….” Y todo mientras que mi hija escogía el color del lápiz con el que quería que yo pintara.

La verdad es que lo que nos contara Pere Rosales, valía la pena. Fue un entrante de energía para empezar la mañana. Lo que decía, parecía que me lo estaba diciendo a mi. Nos habló de por qué diferenciarse, de trabajar en equipo, que ya no podíamos definir igual a las personas como “recursos humanos”, sino que lo importante era ver “qué recursos tiene una personas”.

Nos habló de la creatividad, de cómo hay que simplificar. Nos mostró el vídeo de Alan Watts (¿Qué es lo que deseo?) Ahí nos mató a todos, creo que todos queríamos correr y empezar a trabajar sobre nuestros proyectos.

 

Segunda Charla y resto de la mañana

¿Y cual es la moraleja? ¡Estaba sentada muy lejos del lugar donde mi hija se sentía cómoda!

La charla dentro de lo que cabe la seguí muy bien, mientras escuchaba porque aunque tuviera visual, tenía que mirar el dibujo que estaba pintando, pensaba y trataba de retener aquello que me parecía valioso. Tomé notas, entre lápices de colores y mi boli, incluso saqué fotos desde otros ángulos.

Pero ya había pasado 1 hora y media desde que llegamos, 3 horas desde que nos habíamos levantado. Y si leyeron el post anterior, ya sabéis que pasa con los niñ@s: ¡euforia, que empiece la fiesta!

Nos movimos rápidamente por este enorme espacio de coworking, y Alba se fue al primer lugar donde nos habíamos sentado al entrar: al palet/sillón (y yo me busqué un enchufe)

DSC_0301

Nos acomodamos allí, todo nuestro arsenal, ¡si vieras lo que cabe en una bolsa de tela de Tiger! Y mientras ella se sentaba en un acogedor puf, la siguiente charla comenzaba. Ya sabéis que iba con toda la idea de estar el mayor tiempo presente, pero cuando vas con una pequeña, ella es la prioridad. Me quedé con ella unos minutos, le pregunté si estaba muy cansada, si quería pintar, si quería salir, si tenía hambre. Cuando vi que todo estaba en orden, me incorporé a las charlas.

La segunda charla ¿Cómo hacer un coworking colaborativo? de @angeltaladriz de Espacio Convento. Me perdí la primer parte donde hacía participar a todos en la sala de una encuesta on-line con la aplicación Kahoot.it. Pero veía como iban saliendo los resultados en streaming, y entonces ya sabíamos algo más los asistentes de las #CwSC. Nos cuenta algo más sobre proyectos que están surgiendo en Badajoz, pero la verdad es que mi atención ya era poca.

De vez en cuando echaba la mirada hacia atrás para ver cómo está la peque. De vez en cuando ella volvía sólo para decirme que me amaba. -Espera un segundo que ya va a terminar-

¡Y llega la hora del Café Networking! (aunque poco de networking para mi) me tomé un café que lo estaba necesitando, unos bollitos ¡que contienen azúcar y que faltaba poco para ver los resultados! unas vueltas más por el espacio, baño, revisar que tenemos todo en mano, y el móvil cargando.

“Cómo vive un nómada digital”, la tercera charla, ¡y en inglés! -Pequeña, vuelve a tu mesita, que empezamos de nuevo- Traducción: ¡Vuelve por favor a tu mesa, queda muy poco tiempo, quédate allí tranquilita, que a ésta le tengo que poner más atención para enterarme!-. Que sí, que la entendí, pero tampoco es que mi inglés sea fluido en oído como para escuchar y estar pendiente de mi hija. Esta vez, las dos cosas a la vez es más difícil de hacer.

¡Por supuesto que volvió! y muchas más veces, corriendo, saltando, tirándose al suelo. -Los bollos- y todos los demás dulces que habían por la sala. Ya eran las 11:30, era momento de terminar la sesión de la mañana.

Quedaban dos charlas más (en tres espacios distintos que podías elegir), y la hora de comida que me parecía fundamental para conocer a la gente. Pero sabía que no llegaría a ese punto. Aún así estaba muy contenta de estar allí, de estar en este camino.

¡No faltó la foto de rigor! …y aun nos quedan las charlas de la tarde.

DSC_0304

 

 

Add Coment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.