Trabajar con un hijo en casa

Decidir cuándo trabajar siempre te da esa sensación de libertad, de pertenencia, de sentirte dueña/o de tu tiempo. Incluso hasta te sientes más confiada/o porque te da la posibilidad de ser organizada, ordenada, cumplir tus metas y objetivos. Y si los resultados son positivos, ¡más que mejor! Pues el método ha funcionado.

Pero de repente hasta que no tienes un bebé, no te das cuenta que el tiempo es oro, oro puro, y ya no es tan fácil sentirse “libre”. Ahora hay dos personas: mamá/papá e hijo/a, que durante los primeros meses, quizás año, deben hacer todo juntos. Ahora recuerdas:

Un día normal de los antiguos podías organizar incluso el día siguiente con las labores de mayor urgencia, ¡recurrías hasta a un lindo planning! Ese día podía haber música para despertarte de buen humor, algo de yoga quizás, un desayuno de Pinterest o una salida triunfante de casa directo a Instagram.

Ahora un día normal, es seguramente no haber dormido (o despertarse muchas veces que es peor), despertarse a las 7 de la mañana pero no para ir a hacer yoga, volver a acostarte, recoger ropa, pañales, teta, vestir, volver a cambiar pañal….¿y mi mañana de trabajo?

Trabajar en casa con un pequeño no es nada sencillo. Requiere de organización, de un tiempo infinito, de prioridades, de calma y paciencia. De todo esto, hay cosas que se consiguen mejor o peor, u otras simplemente imposibles de conseguir.

 

¿Entonces cuándo trabajo si tengo un hijo/a? ¿a qué hora?

 

El trabajo por la mañana es el más productivo, y más aún si somos madrugadoras y nos levantamos con buen ánimo, el estar feliz ayuda a encontrar la eficiencia en el trabajo. ¡Pero claro! ya dijimos que ahora no era tan fácil, pero tampoco imposible.

En CoFamily por ahora las mamás y papás prefieren trabajar por las mañanas con los peques.  Aunque hay un horario de entrada, ellas/os tienen la libertad de llegar en el horario que decidan (¡o que surgió en ese momento!) Pero es por las mañana donde pueden encontrar mayor productividad. También hay que considerar que los peques están más contentos y despiertos por la mañana, así que también es otro punto positivo a considerar.

Un buen método es pensar que somos capaces de distribuir nuestro tiempo como mejor nos conviene, y si somos capaces de destinar tiempo para nosotras/os por las mañana (ya sea para nuestro trabajo o para el ocio) y otro, por ejemplo, para el juego con los niños por las tardes,  lo que estamos haciendo es justamente buscando la conciliación en nuestra propia casa.

Y si además somos cumplidores con nuestras pequeñas metas, podremos organizar mejor no sólo la mañana, sino el día completo. Como consecuencia, nos sentiremos más contentos y felices con nosotros mismos.

A qué hora empieza el verdadero trabajo es más difícil de definir porque depende de muchos factores que muchas veces no está en nuestras manos. En Cofamily el horario de entrada por la mañana es diverso. Depende de: cómo se durmió en la noche anterior, ¿mocos, fiebre?, o el mejor que también existen, “se estaba muy a gusto en la cama y nos atrasamos”

Pero sea la hora que sea de entrada, las madres y padres coworkers de CoFamily pueden destinar sus mañanas a trabajar.

Así que ahí va un mensaje de ánimo: No es fácil, nadie dijo que lo fuera. Pero si decides trabajar con tu hija o hijo, puedes, porque ya hay familias que aquí lo hacen.

Han preferido las mañanas porque todos somos más productivos en ese horario, y el tiempo es muy relativo, pero si tienes 2 horas, son 2 horas de calidad. Si alcanzas las 4 horas ¡ya ni te digo

Add Coment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.