En España la posibilidad de conciliar, es remota. Pero en un ideal, conciliar significaría trabajar sintiendo realización personal y profesional, sin que se menoscabe la crianza de los hijos/as, el tiempo de calidad con ellos, y no terminando el día frustrada, haciendo malabares sin tener ningún tipo de ayuda.

Muchas veces, el presencialismo en la oficina juega un papel determinante en la conciliación. Las jornadas maratonianas o intensivas tampoco son de gran ayuda. Madres y padres buscan la manera para que sus hijos/as sean atendidos mientras ellos trabajan. Y una de las maneras más comunes, es que la madre deje su trabajo para criar en casa.

Últimamente se está hablando mucho sobre la combinación de trabajo flexible y remoto, un punto a favor para «conciliar», incluso para ser corresponsable en la labor de criar.

Sí, el famoso #flexwork o #remotework, podría ser una excelente solución. De hecho, optar por trabajar en remoto (por supuesto con un fuerte componente en TIC) significa en principio, la libertad de autogestionar el tiempo y el espacio de trabajo.

Pero ¿cuál es la realidad en el mundo TIC?

Lamentablemente las mujeres también salimos desfavorecidas. Existe una gran brecha digital entre hombres y mujeres (podéis ver el Libro Blanco de las mujeres en el ámbito tecnológico). Tanto, que las mujeres tienen menos de un 20% de presencia en el sector digital; apenas un 15% de programadoras o desarrolladoras o 11% especialistas en ciberseguridad.

¿Qué pasaría si ambos escenarios trabajasen desde un punto de vista de igualdad? Que ser madre en el mundo TIC, podría ser un gran puente donde ambos lados, tecnología y conciliación, pueden ir de la mano.

La Unión Europea señala que dentro de tan solo dos años el 45% de los empleos estarán relacionados con el entorno digital. Es un sector con un alto potencial, con grandes posibilidades de futuro, y que puede ser una excelente forma para sentir la conciliación y corresponsabilidad más cerca. Y las mujeres debemos estar allí.

“Nos estamos jugando el futuro. Los hombres doblan a las mujeres en formación digital. Hay que estar a la altura de una sociedad que se va digitalizando a la velocidad del rayo. Ese es el gran reto de las mujeres”, nos dice Carmen Calvo en esta art. de Mujeres&Cia

Ante tal escenario, en España existen varios organismos y movimientos que promueven la presencia femenina en el sector de las TIC. Es el caso de:

¿Y las familias? ¿Podemos hacer algo desde casa para cambiar esta situación?

Cris Aranda, directora de marketing de Intelygenz y cofundadora de Mujeres Tech nos dice en una de sus entrevista:

Primero que lleven la cuenta de cuántas veces llaman lista a su hija y cuántas  guapa. También cuantas veces fomentan la inteligencia emocional en su hijos. Y les recomendaría que no hay nada imposible. Que les faciliten a ellos y a ellas películas y libros que les empoderen, que muestren como necesaria la diversidad, que las mujeres no son menos que un hombre, que les hagan ver si están ante estereotipos. Eso por un lado. Por otro que utilicen la tecnología, que empiecen a programar con sus hijas y con sus hijos con Scratch, que es una tecnología del MIT, que compren robots pequeñitos para montar con ellos.

Cris Aranda

Ver más en: https://www.20minutos.es/noticia/3513020/0/entrevista-cristina-aranda-mujeres-tech-avanzadoras/#xtor=AD-15&xts=467263

La conciliación debe ser algo institucional, por ley, promovida desde los gobiernos. Por suerte, como individuos dentro de una sociedad no nos quedamos de brazos cruzados.

Ahora tenemos esta realidad, el mundo digital lo tenemos aquí mismo: el trabajo en remoto es cada vez más palpable, tanto dentro de las empresas, como en los nuevos tipos de trabajo que van apareciendo, y que nuestros hijos e hijas lo vivirán. Podemos empezar a promover y estrechar esta brecha digital entre hombres y mujeres.Es y será una oportunidad para conciliar y para ser más corresponsables.

Add Coment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.