Ruido en un espacio de coworking

¿Se puede realmente trabajar cuando estás es un espacio donde escuchas a los pequeños? ¿Será lo suficientemente tranquilo como para lograr la concentración que esperas? Eso es lo que hoy te voy a contar, porque posiblemente es una de las cuestiones que te estés preguntando si piensas en unirte a un Coworking con niños/as, a un CoFamily. 

Si hablamos de espacios de coworking, así a secas, el ruido puede ser un factor determinante a la hora de trabajar en un coworking. Más que mal buscas cierto nivel de concentración. Y no te voy a engañar, escuchamos algo más que las teclas del pc, o los avisos de mensajes del móvil.

¡Me pongo el parche antes de la herida! y pregunto…¿Es malo el ruido?

Fíjate que hay estudios que demuestran que el grado de ruido que puede haber en una cafetería es aceptable y además aumenta el grado de concentración y creatividad. Una cantidad aceptable de ruido nos exige mantener cierto nivel de atención en las tareas que estamos realizando.

Por el contrario, un espacio con tanto silencio puedes obtener tan poca concentración como en un espacio muy ruidoso. ¿No te pasaba que cuando estudiabas en la biblioteca, donde el silencio era y es monumental, casi «molestaba»?

Así que partimos sabiendo que al parecer no es tan malo trabajar con un ruido de fondo aceptable.

Los niños/as en un coworking

En un CoFamily, si aceptamos que hayan niños/as ¡que esa es la idea! tenemos que aceptar que escucharemos gritos de alegría, llantos, el golpe cuando se cae un juguete, risas, etc. Ese es el «ruido» que puedes escuchar.

Pero no llegamos a un punto de molestia por el «ruido»,  porque finalmente estás escuchando a tu hijo/a y al tiempo, al hijo/a de tu compañera/o de mesa.  Se crea una empatía con la otra mamá o papá.

Creo que es hasta tranquilizador escucharlos. ¡Lo raro sería no escucharlos! hasta preocupante no escuchar un llanto o una risa ¿no crees?

El ambiente que se vive en CoFamily es muy bonito.

Por un lado, escuchar a tu hijo/a te da la alegría de saber que «está ahí y yo aquí trabajando». De que, aunque no estás presente físicamente en el CoBaby, te sientes parte de su juego, de sus momentos de alegría, del momento cuando nuestra educadora les dice «muy bien».

También sigues siendo parte de las cosas que menos nos gustan: cuando se cae y le escuchas llorar, cuando le escuchas enfadado…Y también es importante, porque quizás una de las cosas que más intranquiliza cuando nuestro hijo/a va a una escuela o guardería donde no somos partícipes de su día, es no enterarnos de las cosas «más malas». Y aquí puedes saber por qué está triste en un momento concreto, o cómo solucionó ese «conflicto» con su compañero/a.

¿Pero se puede trabajar?

¡Claro que sí! El ambiente en el espacio de coworking sigue siendo tranquilo y de total concentración, porque nuestras #comamis y #copapis saben que al salir por la puerta de CoFamily ¡ya no hay más tiempo! y por lo tanto aprovechan lo máximo posible.

Y el ruido de los saltos, de los choques entre juguetes, de los martillazos…al final es música en nuestros oídos. Sabemos que están ahí, que están bien, que están con nosotros.

Logras el nivel de concentración que necesitas, eso seguro.

 

Add Coment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.